Helado cremoso de mora


Me puedo considerar de esas personas que adora el verano y todo lo que viene con él

El tiempo de sol, playa o piscina, fiestas populares al aire libre, canción del verano, ropa ligera y nada de chaquetas ni abrigos.......y un sinfin de cosas más

Y en verano es cuando más apetece comer helado, aunque hoy en día yo creo que el helado como tantas otras cosas se puede comer todo el año pero igual, cuando más apetece es cuando hace calor porque además de refrescarnos están superbuenos!

Llevo ya un tiempo haciendo helado casero

Nunca lo había hecho antes y este año me he animado a probar con la experiencia

Por ahora los hago sin heladera porque entre otras cosas, ya no me cabe un sólo cacharro más en la cocina, y puedo decir que están de rechupete, ricos de verdad

La ventaja de hacerlo casero es que controlamos nosotros lo que lleva y así evitamos grasas y azúcares en exceso que suelen llevar los helados industriales que todo hay que decirlo,
también están muy buenos





El helado de mora me encanta, no sólo por lo cremoso que queda sino porque me encantan los frutos rojos en general y las moras silvestres son de mis preferidas

Cuando salgo a pasear suelo recoger muchas pues en los alrededores de mi casa las hay a montones y me llena de satisfacción saber que son naturales y además tienen un sabor diferente

Quizás es por eso que me encantan

Pero si no las tenemos cerca, contamos con la ventaja de poderlas encontrar en el supermercado frescas o congeladas o incluso en conserva






Ingredientes:

  • 300 gr moras
  • 100 gr azúcar
  • 350 gr queso cremoso 20% mg
  • 100 ml leche

Elaboración:

  • Poner en un bol las moras con el azúcar y batir con la batidora de mano hasta que se forme una crema
  • Añadir el queso cremoso y la leche y seguir batiendo con la batidora cambiando al accesorio de varillas
  • Tamizar en un colador para que no lleve pepitas
  • Pasar a un molde (mejor de acero)
  • Meter al congelador al menos 4h
  • De vez en cuando remover con un tenedor para que no se formen cristales de hielo

Sacar unos 15-20 min antes de consumir para saborearlo en su punto más cremoso