Ensalada de sandía y tomates cherry




Esta es una de mis ensaladas favoritas 

Me gusta en especial por su sabor tan dulce y natural 

Y es que hace tan solo unos dias le dimos la bienvenida al verano que además de ser mi estación preferida del año  es en verano cuando podemos disfrutar al maximo de tomar ensaladas que tanto apetecen

Para esta ensalada he elegido la sandía, una fruta con gran aporte de agua y naturalmente dulce 

Además hoy en día en los mercados nos podemos permitir escoger entre un montón de variedades 

La que mas me gusta y casi siempre es la que traigo a casa es la sandia sin pepitas ya que así no nos encontramos las pepitas al ir comiendo y la podemos disfrutar mucho mas

Lo mismo ocurre con los tomates cherry 

Ya no es lo más común encontrarnos tomatitos cherry rojos sino que hay un montón de variedades, rojo, naranja, amarillo, de pera, kumato......

Además de estar buenísimos llenan nuestros platos de color y los hacen mucho más atractivos





Es por ello que me apetecía un montón hacer una ensalada en la que pudiese combinar alguna fruta con estos lindos y sabrosos tomates

Y me acabe decidiendo probar combinarlos con sandia

El resultado, una ensalada fantástica y sobre todo muy dulce que resulta ideal para tomar sola o acompañar algún plato principal aportando gran frescor y dulzor al mismo tiempo






Tan solo hay que verla, su intensa variedad de colores la convierte en irresistible, os lo puedo asegurar

Una vez que ya tenemos nuestra ensalada preparada solo nos falta elegir un aliño que le aporte un toque de sabor especial

Lo ideal sería  una vinagreta de mandarina y vinagre balsámico de modena, sin duda el vinagre que nunca falta en casa y aporta gran sabor a cualquier ensalada que preparemos






Ingredientes:
  • 1/2 sandía rayada sin pepitas
  • 100 gr tomates cherry variedad de pera naranja
  • 1 mandarina
  • Vinagre balsámico de módena

Elaboración:
  • Cortar la sandía en trozos cuadredos
  • Cortar los tomates cherry por la mitad
  • En un vaso pequeño añadimos el jugo que resulta de exprimir una mandarina con 3 cucharadas soperas de vinagre balsámico